¿COMO FINANCIO MI CIRCULANTE?

 El circulante es aquella parte de nuestro activo que rota en el horizonte temporal del corto plazo en la empresa. Son las existencias, el crédito concedido a los clientes, la tesorería necesaria para hacer frente a los pagos y también nuestra deuda a corto plazo contraída con proveedores y acreedores, nuestra póliza de crédito para los desfases de tesorería, etc.

circulante

A groso modo la diferencia entre lo que nos deben y lo que debemos en el corto plazo podría ser considerado el fondo de maniobra. Esto quiere decir que puede que estemos financiando nosotros a nuestros clientes o puede que sean nuestros proveedores los que estén poniendo el dinero necesario para el funcionamiento a corto plazo. A veces para conseguir liquidez presentamos al descuento los efectos de nuestros clientes a nuestra entidad financiera. Ahora bien, nosotros avalamos dicha operación financiera y en caso de no pagar al vencimiento los clientes lo haríamos nosotros.

 

Por tanto cuando hablamos de circulante hablamos del horizonte temporal del corto plazo, de 1 año. Y en este horizonte es muy importante los tiempos de maduración de determinados activos. Me refiero al tiempo medio del saldo de clientes, al tiempo medio de fabricación si tenemos una función industrial en nuestra empresa, etc. Tenemos que tratar de reducir los tiempos de cobro si hablamos de los saldos de clientes y para ello es necesario el contacto frecuente con nuestros deudores. Todo el tiempo que tardemos en cobrar a nuestros clientes es un coste de oportunidad que asumiremos, además de la financiación propia que tendremos que poner. Por otro lado cuanto menos se nos exija en cuanto al pago por parte de nuestros proveedores y acreedores menos financiación necesitaremos. En estos momentos la legislación española y europea nos sitúa en plazos máximos de pago a proveedores de 60 días. También recordemos que si  en nuestra cartera de clientes tenemos organismos públicos a pesar de tener la garantía de lo estatal tendremos dilación o diferimiento en la ejecución de los cobros. Por ello es importante tener en nuestra cartera de clientes una diversificación de los mismos como manera de reducir los tiempos de cobro.

Podemos deducir de lo anterior el concepto de rotación. La rotación de existencias podríamos definirla como el número de veces que durante el periodo considerado, normalmente 1 año, repongo mi almacén a su estado medio. Este número de veces se podría traducir en días con tan solo dividir 365 días del año entre el número de veces. Igualmente se podría hablar de rotación de ventas y de rotación de clientes. La idea básica es intentar acortar esos tiempos de rotación para evitar el coste de oportunidad que supone financiar esos activos a corto plazo. Desgraciadamente en la actualidad, en tiempos de menores ventas, la rotación de estos activos corrientes o circulantes suele ser más lenta. Las existencias permanecen más tiempo en almacén y los clientes tardan más en pagar. Por ello es necesario tomar medidas que aceleren estos periodos. Se puede solicitar un anticipo al cliente, realizar descuentos por pronto pago entre otras. En definitiva, estos índices de rotación nos dan una idea de la evolución a corto plazo de nuestro negocio. La suma de todos estos periodos de rotación se denomina técnicamente periodo medio de maduración de la empresa. Que sería el tiempo que se tardaría en teoría desde que se invierte 1 euro en existencias hasta que se recupera (junto con el correspondiente margen) con el cobro a clientes.

Artículos Relacionados:

Tags: , , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

No comments yet

ANALIZA LA VIABILIDAD DE TU PROYECTO EMPRESARIAL ¡GRATIS!

SÍGUEME EN REDES

Financiación para pymes a través de Crowdlending

Financiación flexible sin bancos

Calendario de entradas

November 2017
M T W T F S S
« Nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos