¿CUAL ES EL PUNTO MUERTO DE MI NEGOCIO?

El umbral de rentabilidad, por decirlo sencillamente, es ese punto de mi cifra de negocio en la cual ni gano ni pierdo. Con cada venta que realizo obtengo un margen, por diferencia entre el precio al que vendo y el coste de compra de aquello que vendo. Este margen se llama margen de contribución o simplemente “contribución” y su función es la de ir compensando los gastos de estructura o gastos fijos de mi negocio. En el momento que cubra mis gastos fijos estaré en mi umbral de rentabilidad o punto muerto. A partir de aquí las ventas que realice serán beneficios, pero primero habré de cubrir mis gastos de estructura.

punto muerto

Los gastos de estructura serán aquellos gastos fijos que necesito tener para que mi negocio pueda funcionar. Cuanto mayores sean estos gastos, más ventas necesitaré para cubrirlos dado un margen fijo. Porque también podría intentar aumentar el margen de contribución disminuyendo el coste de mis compras o aumentando el precio de venta, algo que no va con la tendencia actual de crisis.

¿Cómo se consigue reducir este coste? Pues normalmente a través de la negociación con proveedores. Puedo realizar mayores compras y obtener mayores descuentos, cuestión de economías de escala. Puedo negociar directamente con otros proveedores. Pero volviendo a los gastos de estructura decir que aquí es muy importante la eficiencia de los recursos empleados. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que a mayor productividad de mis empleados y de la maquinaria o tecnología empleada, menor será el importe de dichos gastos.

En la medida en que mis ventas superen el umbral de rentabilidad obtendré un margen de seguridad antes de incurrir en pérdidas. Si este margen en lugar de ser holgado es estrecho, a poco que varíe la demanda entraré en franja de pérdidas. Por ello, a la hora de estimar mis ventas debo ser realista y prudente por si el nivel de actividad no fuese el deseado. Aquí vemos una vez más la importancia de la planificación financiera. Desde planeconomico.com realizamos estudios de planificación financiera para emprendedores y empresas desde hace muchos años.

El umbral de rentabilidad es por tanto un buen indicador de la marcha de mi negocio. Este indicador se puede expresar en unidades físicas de ventas, se puede expresar en unidades monetarias multiplicando dichas unidades físicas por su precio y se puede medir también en unidades de tiempo. Para medirlo en unidades de tiempo dividiríamos la cifra de negocio estimada entre el umbral de rentabilidad así calculado y determinaríamos en que momento hemos alcanzado ese punto y cuanto nos resta hasta completar el mes, el trimestre o el año.

Hay economistas que proponen flexibilizar los gastos de estructura trasladando costes fijos a costes variables. De este modo el montante de los gastos de estructura es menor, pero también lo es el margen de contribución. Para mí la ventaja que tiene esta toma de decisiones basada fundamentalmente en la externalización es que disminuye el riesgo de pérdidas en caso de menor actividad. La ventaja del coste variable frente al coste fijo es que el primero sólo ocurre cuando se da la venta, mientras que el segundo siempre se da independientemente del nivel de actividad. Hay costes que son semifijos o semivariables según se mire, como pueden ser los recibos de los suministros, entre ellos uno muy importante como es el suministro eléctrico. Por tanto, la externalización disminuye el riesgo de mi negocio. Esto sólo me obliga a mantener intacto el llamado “cuore business”, que no me interesa sea conocido por otras empresas que podrían volverse competidoras de mi negocio.

Artículos Relacionados:

Tags: , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

No comments yet

ANALIZA LA VIABILIDAD DE TU PROYECTO EMPRESARIAL ¡GRATIS!

SÍGUEME EN REDES

Financiación para pymes a través de Crowdlending

Financiación flexible sin bancos

Calendario de entradas

November 2017
M T W T F S S
« Nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos